sábado, 26 de marzo de 2011

ENTREVISTA: HELENA SCHMID / EL ANSIA DE SALIR DE SÍ MISMA

AC: Cómo empezaste a escribir?

HS: No tengo una gran historia sobre el inicio de mi escritura, ni tampoco un pasado marcado por la presencia, a mi alrededor, de lectores y libros. Hubo, sí, el ejercicio del diario, de las anotaciones dispersas, alguna preferencia por los juegos de inventar palabras –y ya está. Si hubo un comienzo, éste llegó más tarde, y tal vez simplemente por cursar Letras y participar de cursos y conversaciones sobre literatura.

AC: Podrías decir, entonces, que tu gusto por la poesía está relacionado en alguna medida con el sistema educativo brasileño? Te pregunto esto porque justamente hace pocos días estaba leyendo una nota de un poeta carioca a favor de la enseñanza de la poesía desde la primaria, como es el caso de la música o del dibujo. Cómo evaluarías la función de la educación pública en la formación poética? 

HS: No necesariamente con el sistema educativo brasileño, ya que todavía no tenemos un buen proyecto pedagógico que incorpore la enseñanza de la literatura en los años iniciales –como sucede en Canadá. Mi gusto por la poesía es algo que vino junto con el placer de la lectura. Me acuerdo, de chica, de haber leído un poema que tenía la palabra “frutilla”, y de quedarme pronunciando “frutilla” muchas veces hasta que la palabra perdiera el sentido y que frutilla fuera cualquier otra cosa. Esas cosas simples me proporcionaban un placer enorme, de ahí el gusto por la poesía, por los rasgos del lenguaje que pueden convertirse en poemas.
Respondiendo a tu última pregunta, hay problemas en la educación pública que van más allá de la mala formación poética. Pero contemplando solamente ese aspecto puedo decir que falta preparación en la formación de los profesionales –que muchas veces no son lectores de textos literarios – y que se apoyan así en un material didáctico que no ha sido elaborado adecuadamente. Muchos libros didácticos trabajan el texto literario de forma puramente estructural. No veo que la poesía esté siendo tratada correctamente ni que se instigue a futuros lectores a apreciarla simplemente por el placer del texto.

AC: Tu poesía parece dialogar con una corriente brasileña muy actual, en la cual las referencias geográficas muchas veces apuntan hacia espacios no característicamente brasileños, nombres de ciudades europeas, movimientos espaciales, etc. Creés que eso es una consecuencia natural del tipo de experiencia de la persona en un mundo hiperconectado, o que puede tener que ver con un intento de desmontar el arquetipo exotizante de cierta producción cultural brasileña – o es por algún motivo diferente de estos dos?

HS: Tal vez tenga que ver con esas dos opciones que mencionaste y también algo más. Creo que no se puede negar la influencia de un momento cultural de ebullición, gracias al cual se puede tener acceso a las más variadas vertientes artísticas de diversas maneras. Si esa hiperconexión entre las cosas y el mundo posee profundidad y duración, ya es otro tema. Pero también está el ansia de salir de sí misma, de osar otra posibilidad y tal vez sin mucha pretensión en relación a la industria cultural brasileña. Creo que no podría responder exactamente de dónde viene y hacia dónde va mi poesía, porque los intentos de una respuesta certera me parecen siempre muy ambiguos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada