sábado, 18 de diciembre de 2010

ENTREVISTA: RENATO MAZZINI / POESIA, ADOLESCENCIA & INDIE ROCK



AC: Cómo empezaste a escribir poesía?

RM: En mi caso la respuesta a esa pregunta no tiene cómo evitar el lugar común. Y un lugar común bien real! (risas). Creo que el comienzo de mis intentos de escribir está en la confluencia de algunos factores de adolescencia (el corazón binario de los cuales sería un interés entonces creciente por la música -letras mucho más que sonidos; y el descubrimiento de que las palabras dicen cosas, lo que culminó en un sinnúmero de poemas para las chicas) y en una sedimentación posterior, al ir llegando a la madurez, de la preferencia por (escribir) poemas en detrimento de la prosa, por ser la poesía un género de mayor auto-contención, que permite buenas panorámicas y exige mucho menos aliento que la narrativa. Es decir que fue una cuestión de querer escribir algo que yo fuera capaz de concluir. Por dentro de este proceso, el descubrimiento gradual de (y la fascinación gradual por) gente escribiendo cosas que parecían de algún modo esenciales para la vida y la respiración humana, al punto de ser casi imprescindibles para no ahogarnos.

AC: En la contratapa de tu libro "Paisaje con dientes" se reproduce el poema "Y?": lo ves como un texto de algún modo representativo de tu poética o de ese libro? Recordás el proceso creativo de ese texto?

RM: La elección de ese poema para la contratapa fue aleatoria, a pesar de la ansiedad y del tipo de preocupación medio obsesiva que rodea a la publicación de un primer libro. En términos básicos, ese poema simplemente terminó yendo a parar ahí. (risas). Y me parece que es justamente el menos representativo del conjunto. O sea que mi elección de imprimir la contratapa con ese poema fue un auténtico fraude. (risas). La escritura de ese poema no fue la excepción en mi proceso normal: parto de una imagen o de un impulso externo que sea sugestivo y voy intentando "pelar" esa superficie hasta llegar un poco más a las profundidades, ver qué otras cosas puedo grabar en esas capas, encadenar eso a otras imágenes. "Y?" partió bastante del verso final. Menos que un poema, lo pienso como un pequeño apéndice que sirvió para impedir que una imagen razonable y sus conectivos (el tiro en el agujero negro, su consecuencia inútil, el carácter sordo y mudo de esa escena) se esfumara demasiado rápido. (P.D.: a título de nota, ese poema le debe mucho a los ambientes de una canción llamada "instead", de la banda texana Ola Podrida)

AC: Cómo localizarías tu poesía y tus preocupaciones estéticas en función de las coordenadas de alguna(s) tradición/tradiciones poética(s)?

RM: Tengo la impresión de que la noción de "contemporaneidad extrema" que reconozco en la poesía que me gusta leer y que intento escribir provocó un efecto semejante al de la terminación "indie" para designar al rock independiente, primero americano y después global. De la misma manera que el indie rock parece albergar tantos matices, estilos y propuestas, permitiendo la disolución del concepto de género y la inutilidad (o imposibilidad) de la filiación de esas bandas a sub-corrientes  específicas (el tipo de cosa que permite que una banda de metal, otra de música folk, una tercera de "rock de garaje" revitalizador-sesentista e incluso otra de música electrónica sean todas definibles como bandas de indie rock -término que pasó a referirse mucho más a la estética que a la condición de que sean o no independientes, por lo tanto), podría localizar mi poesía dentro del escenario poético brasileño y decir que lo que escribo es "poesía brasileña". Espantoso! (risas). Perdoname por responder de forma tan simple, pero es la única manera en la que puedo hacerlo. Nuestro medio poético es un macro-cosmos realmente vasto, y parecería que recién estoy comenzando a conocer mi poesía ahora. En la formación de mis intereses poéticos el posmodernismo representa un papel central. Mi poesía se alimenta de eso, y de mis preferencias en el campo de la música y las artes gráficas, de los filmes que veo y de las conversaciones que tengo. Me gustaría pensar que el producto final de mis esfuerzos poéticos pueda venir a recordar con palabras, al menos en parte, una ilustración de Adrian Tomine.








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada