domingo, 24 de julio de 2011

CHRISTIAN HAWKEY [PRESENTADO POR RICARDO DOMENECK]

Christian Hawkey, nacido en 1969, es un poeta contemporáneo norteamericano, que vive entre Nueva York, donde da clases en el Departamento de Inglés del Instituto Pratt, y Berlín, donde vive parte del año con su esposa, la poeta contemporánea alemana Uljana Wolf, nacida en 1979. Ambos están entre los más respetados y premiados poetas de sus generaciones en sus respectivas lenguas y países, colaborando con traducciones del inglés al alemán y viceversa. La sensibilidad poética de Hawkey parece vincularlo tanto a la llamada Escuela de Nueva York, con poetas como Frank O´Hara, John Ashbery y Ted Berrigan, como a algunos de los experimentos de los poetas relacionados a la revista L=A=N=G=U=A=G=E. Pero estas clasificaciones probablemente no ayuden mucho a comprender lo que algunos poetas de su generación, en la cual podríamos incluir y mencionar a la poeta Juliana Spahr, por ejemplo, han hecho al buscar una poesía lírica que sea analítica y crítica, como aconsejaron algunos maestros del siglo pasado, pero que vuelva a cumplir ciertas funciones milenarias de la poesía y restablezca el contacto con el público. -Ricardo Domeneck.



3 POEMAS DE CHRISTIAN HAWKEY





 



De "SONETOS EN LA BOCA DE UN LOBO ISABELINO"


.


Tengo un lobo secreto. Sus orejas están hechas de hielo.
Susurro en ellas y sus ojos se vuelven una sombra ártica
de azul. Cuando se aleja, lo agarro de la cola
& su cuerpo, como un gran lazo azul, desenreda el aire.
Hay cenizas a mis pies. Este montoncito de pena
estaba ahí antes de que yo estuviera acá, aunque cualquier viento
que haya alguna vez arrojado polvo a mis ojos lo pudieron ver
si no lloraban. Hay lazos en mi boca.
Cada uno está atado a una luciérnaga. Cada una sostiene una luz.
Cada luz que una garganta esconde comienza a gotear sobre un hoyuelo.
La luna aulla un sonido redondo. Der Mond en alemán
es masculino. El sol es una pileta de Haare de oro donde la ciudad,
al atardecer, se sumerge. Subí a la terraza más cercana.
Sacate antes de zambullirte cada artículo hasta quedar desnudo.



.


Un oído hacia tu estómago, el otro hacia el cielo.
Ah ser un ángel (si hubiera alguno) & entrar
en tu cuerpo & mirar alrededor
y quizás besar el reverso de tus labios con mis labios
o susurrar algo, suavemente, "No estás sólo 
en la galaxia, mi niño, los ombligos son esfinges,
un cuerpo acribillado a repuestas, los monjes tibetanos
huelen a esperma, la ternura es un toque monitoreado
por caracoles & tristeza: un espacio aéreo de propiedad de Disney".
A si pudiéramos reclinarnos, &, reclinados, abrir
los ojos como Montgomery Clift! (Sus cejas
se repetían en las del ángel, parado dentro de él.)
El coronel, después de examinar el cuerpo, sólo notó
que tenía un ombligo, un ombligo por lo tanto seguía faltando -perdido.


.


No puedo para de comer con mi boca. El sol
cae alrededor de un pensamiento con forma de carta.
La carta está iluminada. Una palabra iluminada. El ojo hace click ahí.
La palabra una imagen sobre la que no puedo dejar de hacer click
con estos dedos que brotan de mis manos, estas 
manos que brotan de mis muñecas, estas muñecas que brotan
de mis brazos, estos brazos alojados en la boca 
de un lobo dibujado en la lluvia, con un crayón rojo, un hilo, tinta.
No le pertenece a nadie este lado de un sonido
sampleado del sonido de alguien comiendo
maní. Las cáscaras tienen la forma de una caca de gato.
El maní viene de la tierra, donde los gatos
entierran sus cacas. Acá no hay luz. Acá,
los gatos se levantan del suelo con una respiración inmaculada.


.










No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada