lunes, 24 de marzo de 2014

LA BODA DEL KAZOO (CHARLES SIMIC)

El novio tiene las mejillas rojas de soplar el kazoo
Y la novia también mientras sopla otro
Los invitados están soplando cientos de kazoos
Así como el sacerdote, mientras se prepara para bendecir la unión.
La dama de honor solloza, se tapa los oidos.
Uno suena como un mal silenciador en un coche fúnebre,
Otro como un vestido nupcial rasgado a medianoche.
Mirá: ¡incluso Nuestro Señor en la cruz está tocando un kazoo!
¿Qué están tocando? preguntan los duros de oído.
Es una marcha nupcial, abuelo, le grita el ujier.



.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada