domingo, 27 de abril de 2014

TELEMARCHAY ECLIPSES (MARIO MONTALBETTI)

perder
perder
para encontrar
lo que ha sido tomado de la boca del jaguar
perder perderlo todo
y cuando lo hayas perdido todo
has de perder eso también

donde antes no veías nada
hay por lo pronto una piedra sobre otra
donde antes no oías nada hay un ritmo de bastones de brezo
en las tardes allá afuera golpeando la tierra golpeada

los cadáveres inmensamente muertos
que dejaste en el camino
dicen no-jaguar no-caverna no-vasijas

sólo mantos
y piedad por los pallares y las moscas

esto es todo lo que ignorabas
por querer ganar el cielo

guitarrero dice no-laso no-agua no-tiempo
sólo fardos
encerrando peces
atrapados entre los dientes de otros peces

parece mentira haber vivido cien siglos en estas sierras
domesticados por animales
que no supieron ponderar nuestro apetito
y que luego domesticamos

junto con las cuatro hierbas que nos abrigaron
y que terminaron también encendidas 
en hogueras de plata

telemarchay dice no-cráneo no-extremidad no-cráneo
sólo mujer

sentada entre montañas
como una navaja afilada de un sólo lado
acariciando el rostro del trueno
añicando las cataratas

las mareas del regocijo y de la pena
no tienen dominio sobre esta carnicería

dame todo
la peste la duración de los cuadros
los despojos de oro y plata
dame los metales
dame lo que te falta

carva dice no-cabezas cupisniques
degollándose
(¿habías visto antes esa expresión en algún otro rostro?

es así
nunca lo sabrás)

dime nada

este interregno esta paz
no durarán
se degolló la cabeza con una navaja de asta de taruca
pensó en el manto bajo sus pies
rojo negro ocre rojo
pelícano serpientes moscas
subsuelos de huántar

la sangre
la flora exhausta

dame todo
es indispensable creer en nada
 fardos

y de paso
¿de qué lado estaban las paredes
zigzagueando de rosa en rosa

buscando supongo
algo adentro algo afuera?

pensé que aquí había una ausencia una pérdida
me equivoqué
al ver lo que uno ve cuando uno no quiere ver
el desierto lo basto la palabra

y así no ver la piedra sobre la piedra

dime nada
esa es la única condición para quedarme con todo

nunca creí que fuera cierto
que no podían caminar
que no podían agitarse
que no podían cambiar de posición

ni recostarse de lado ni boca abajo ni sobre sus espaldas

hasta que me pasó por la cabeza
que también me pasó a mí

la extraordinaria belleza del manto
me hizo vulnerable
a la vida de otros

con caries más radicales

irradiando desde el fondo de abismos ambulados
dientes de altura

cangrejos atados a cuerdas precarias cuelgan del cielo
anunciando un interludio inmuno deficiente
(estas son las mortales marionetas del color
gris sobre gris)

es adrede
pierdo el tiempo

toda esa gente que va caminando hacia el mar
¿a dónde va?
¿qué buscan dejar además de la vida?

el lugar es ahora
una torre de ciudades arruinadas
las tumbas abiertas desacradas
contienen los huesos de astrónomos sexuales
que creyeron ver órbitas exactas
alrededor de cuerpos
innecesarios

los traductores fueron sepultados de cabeza
retirados del resto

las teorías son
cárceles de máxima seguridad
(algo así dijo Quijano o quizás que las ideas
son cárceles de larga duración)
y Flores Galindo:
"las palabras siguen un itinerario paralelo a las muertes"

y por eso hay tantas palabras
en forma de garra en forma de muela
de vagina y de encía

y por esto este lenguaje
perfeccionado por nuestros terrores
espía de nuestras muertes
consejero de llagas
esboza este rictus final y funerario

quirihuac dice no-relámpago no-desierto no-morfema

sólo el ruido desde las terrazas marinas
acomodándose
como serpientes de escamas oscuras y arañadas
eyaculando un semen negro glacial
deslumbrante

el fin de lo que acaba por terminar
se agrega como un segmento más
un himno una delación
una bendición de arte

los venenos comenzaron siendo abstracciones
y se volvieron
relatos que tardaron en hacer efecto
mordiscos en el viento salado
fue el invierno otra vez
y nosotros en él

dije semen negro hace un momento y glacial
pensaba en una noche en chimbote
en la niebla saliendo del mar

en las tallas de piedra en los colmillos verticales
saliendo del mar
y
aún ahí
en las reconversiones de nuestras mejores noches
un diseño de fondo
se abre paso
entre las capas de aceite y alquitrán y trementina
a la sombra del río el roble es fuente

nazca dice no-mono no-calendario no-línea
sólo tabla rajada

frente al altar de piedra sumergido entre nieves perpetuas
se hacen las preguntas improbables
piden por el zorro para que interceda por el lago

abren sus almas al hauyco

he probado con las vendas
cubrirme los ojos taponarme
los oídos de algodón
enfundar mis manos en guantes rellenos
de miel de azahares clavar
mis dedos en los senos nasales hasta tocar la pituitaria
forrar de azul la lengua

tiempo es lo que compras con la visible ausencia
de los hoyos y los pozos y las simas

ese cuerpo es un aspa sobre los tejados un ganglio
tomado
una piel curtida por las hogueras de las cuevas
todavía

un dibujo en la pared me recuerda
que también desperté en esas parcas oscuridades
mi mano maduró temprano
con los perfiles de felinos desesperados
pero terminó entregada a la violencia

hay algo inherentemente tóxico en la cólera
(en esta cólera) tal vez

sea la forma en que se mueve tan parecida
a los tumbos rupestres
lo que la hace imposible de domar de pararse uno sobre ella
en sus lomos ensalados
la falta de tregua
el día la sed

en las noches allá afuera
raqchi dice no-broma no-edad no-cielo no-cascajo

con frecuencia
aprecio la calidad de este silencio
y de las piedras que se agruparon a su alrededor
para formar un templo

para formar una fortaleza
un cementerio un tambo un burdel
este silencio suave como el excremento
pero insolente como una rosa
arrojada

al otro lado del nevado estaba la noche
(aún ahora hay lugares a los que no voy)

las truchas tristes de la oroya
escarbadas de la nieve y el frío
aún ahora hay lugares a los que no voy

odio
emanó de estas procesiones
pero también hombres
mujeres respirando en la oscuridad
examinando o poniendo a prueba
una fe
tenaz como una mirada puesta en la montaña

un sol vacío se esconde en su propia sombra

perder
perder
perder para encontrar
lo que ha sido tomado de la boca del jaguar

callar por aquellos
que no pudieron hablar
perder la vida perder la muerte





-

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada